Article

Ayúdanos a evitar que redes de pesca maten a más tortugas marinas

Lunes, Sep 16, 2019

Cada año, toneladas de aparejos de pesca desechados llegan a las playas de Cabo Verde, una remota isla en el océano Atlántico central, donde miles de tortugas bobas vienen a desovar. Sea Shepherd y la organización de conservación local Biosfera se han unido para eliminar estos aparejos de pesca mortales de las playas y evitar que asfixien a las tortugas y sus crías antes de que lleguen al mar de manera segura. ¡Pero necesitamos tu ayuda! ¡Mira la película a continuación para obtener más información, luego ¡haz clic aquí para actuar!

¡Haz click aquí para actuar!

Las redes de pesca están matando a las tortugas marinas. Apoya la campaña de Sea Shepherd para proteger esta importante playa de anidación de tortugas.

Loggerhead Sea Turtle in Santa Luzia. Photo by Simon Ager/Sea Shepherd.
Marine debris on Santa Luzia. Photo by Tony Fenn James/Sea Shepherd.
Baby sea turtle trapped in fishing gear on the beach. Photo by Sea Shepherd.
Sea Shepherd crew and Biosfera volunteers removing abandoned fishing gear. Photo by Tony Fenn James/Sea Shepherd.
Sea Shepherd crew and Bisofera volunteers removing abandoned fishing gear. Photo by Tony Fenn James/Sea Shepherd.
Sea Shepherd crew and Bisofera volunteers remove marine debris from Santa Luzia. Photo by Tony Fenn James/Sea Shepherd.
Marine debris loaded onto the Bob Barker for disposal. Photo by Tony Fenn James/Sea Shepherd.
Sea Shepherd Captain Adam Meyerson and the Biosfera team onboard the Bob Barker. Photo Tony Fenn James/Sea Shepherd.
Jairo Mora Sandoval off Santa Luzia. Photo by Tony Fenn James/Sea Shepherd.
The Bob Barker in Cabo Verde. Photo by Tony Fenn James/Sea Shepherd.

Una importante playa de anidación de tortugas inundada de residuos marinos

Cada año, aproximadamente 5.500 tortugas marinas ponen sus huevos en la isla de Santa Luzia en Cabo Verde, un archipiélago de 10 islas volcánicas en el océano Atlántico central. Esto lo convierte en el tercer sitio de anidación de tortugas más grande del mundo, incluida una gran población de tortugas bobas, que están clasificadas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como vulnerables, a un paso de en peligro de extinción.

La isla de Santa Luzia es parte de la Reserva Marina de Santa Luzia en Cabo Verde, una biorregión ecológicamente importante visitada por Charles Darwin en la histórica expedición del HMS Beagle que lo llevó a las Islas Galápagos y sentó las bases para el conocido libro,  El Origen de las Especies.

A excepción de las aves y los lagartos pequeños, la remota isla de Santa Luzia está deshabitada. Sin embargo, las playas están llenas de toneladas de escombros marinos. Se estima que el 80% está compuesto por redes y aparejos de pesca descartados, perdidos y abandonados de embarcaciones de pesca comercial. Esto crea un laberinto peligroso que las tortugas madres tienen que navegar para poner sus huevos, y una montaña mortal que las pequeñas crías deben enfrentar antes de llegar al mar.

¿Qué medidas estamos tomando?

En 2016, Sea Shepherd le concedió un barquito, el Jairo Mora Sandoval, al grupo de conservación local Biosfera para ayudarlos a limpiar los desechos marinos de playas remotas como Santa Luzia cada temporada antes de que las tortugas llegaran a poner sus huevos. En marzo de 2019, el buque Bob Barker y la tripulación de Sea Shepherd se unieron a ellos para una limpieza masiva de tres días, eliminando más de cuatro toneladas de redes de pesca y otros desechos marinos con la ayuda de 40 voluntarios.

Desafortunadamente, cada día llegan más artes de pesca a las playas. Para mantener a las tortugas seguras, Sea Shepherd y Biosfera necesitan regresar una vez más para limpiar estos restos mortales antes de la próxima temporada de anidación. Para hacer esto, ¡necesitamos tu apoyo hoy!

¡Haz clic aquí para ayudar para las tortugas!!

Compartir