News

Sea Shepherd recupera redes de deriva ilegales ("spadara") en la Operación Siso

Miércoles, Jul 03, 2019

Trabajando con las autoridades italianas locales, incluido el Centro Nacional de Control de Pesquerías (CCNP) del Comando General del Corpo di Capitaneria y la Guardia Costera de Salina, la red de pesca abandonada fué localizada y subida a bordo del M / Y Sam Simon para su inspección como parte de la operación Siso. Se encontraron cinco pez espadas y un tiburón de 2 metros atrapados y muertos en la red tipo espadara, un tipo de red de deriva que aún se usa ampliamente en aguas italianas a pesar de estar prohibidas en todo el mundo desde 2003. Flotando en el mar indefinidamente, redes abandonadas como el espadare pueden seguir matando cachalotes, tortugas, atunes, peces espada, tiburones y mamíferos marinos año tras año.

Comentario del Capitán Thomas Le Coz.

Tripulación del Sam Simon recuperando la red de deriva abandonada. Foto de Flavio Gasperini / Sea Shepherd. (scroll hacia la derecha para ver más fotos)
Un pez espada muerto atrapado en la red de deriva. Foto de Flavio Gasperini / Sea Shepherd.
Un tiburón muerto encontrado muerto en la red de deriva. Foto de Flavio Gasperini / Sea Shepherd.
Espadas de pez espada sacadas de la red de deriva. Foto de Flavio Gasperini / Sea Shepherd.
La grúa de Sam Simon levantando la red de deriva. Foto de Flavio Gasperini / Sea Shepherd.

Esta es la tercera vez que el M / Y Sam Simon viene a la hermosa región de las Islas Eolias.

En septiembre de 2017, limitados por el tiempo y el presupuesto, hicimos un viaje corto a las Islas Eolias para explorar la zona y comprender las amenazas a las que enfrenta este ecosistema rico y diverso. Comenzamos a trabajar con la Guardia Costera y la Guardia di Finanza, y se nos permitió recuperar unos 40 dispositivos ilegales de agregación de peces (DCP) que amenazaban las aguas cristalinas que rodeaban las islas Eolias poniendo en riesgo la vida silvestre marina.

Esta campaña fue una gran oportunidad para conocer a los lugareños y establecer relaciones con todas las personas involucradas en la preservación de la zona.

En octubre de 2018 volvimos a confiscar FADs ilegales. Desde el amanecer hasta el atardecer, la tripulación del Sam Simon trabajó por turnos para recuperar la mayor cantidad posible de DCP y llevarlos a la costa para su eliminación adecuada. Esta fue una campaña de colaboración con el Fondo de Preservación Eoliano.

Los DCP encontrados en las islas Eolias son muy diferentes de los que encontramos en otras partes del mundo. A pesar de su apariencia sencilla, los FAD son en realidad dispositivos de pesca de alta tecnología que, cuando están equipados con un transpondedor satelital, pueden enviar una gran cantidad de información al barco del propietario, incluida la cantidad de peces que incluyen. Estos DCP se desplazan durante semanas, por todo el océano, y ponen a muchas especies marinas en riesgo de enredos. Muchos de ellos se pierden y acaban varados en las playas y arrecifes, creando contaminación y dañando el coral.

Pero en las islas Eolias, estos aparejos de pesca son mucho más destructivos. Los DCP están anclados al fondo a prufundidades de entre 1500 a 2000 m de agua y están compuestos por hojas de palma y un par de flotadores compuestos por botellas de plástico o barriles. Estos DCP son de "un solo uso", lo que significa que al final de la temporada, los pescadores no se molestan en recogerlos, lo que crea aún más contaminación plástica en un mar Mediterráneo ya de por sí altamente contaminado. Es triste darse cuenta de que cientos de kilómetros de líneas de nailon hundidas de estos viejos DCP están cubriendo el fondo del océano, especialmente en las aguas de aspecto virgen de las Islas Eolias, y se degradan lentamente en microplásticos para posteriormente entrar en la cadena alimentaria.

Junio ​​no es la temporada de los DCP, por lo que este año nos centraremos en un equipo de pesca aún más letal: redes de deriva, en particular "spadare".

Encontrar e identificar los barcos de pesca con spadaras no es tarea fácil. Los pescadores que deciden estar en el lado equivocado de la ley son muy creativos y encuentran cualquier posible artimaña para encubrir su actividad ilegal. Se necesita tiempo, paciencia y un poco de suerte para comprender cómo funcionan y cómo capturarlos. Ese es el propósito de la Operación Siso 2. Sabemos que se están utilizando redes ilegales en el área porque encontramos redes abandonadas (redes fantasmas) que siguen matando animales. Cientos de cetáceos y tortugas sufren una muerte lenta y dolorosa en estas redes cada año. Son las víctimas colaterales de una técnica de pesca destructiva que ha sido prohibida en toda Europa desde hace ya casi dos décadas. Millones de euros se han dado a los pescadores de redes de deriva desde principios de la década de 2000 para convertir o retirar sus barcos, pero 20 años después, el problema aún persiste.

Tenemos la suerte de contar con el apoyo de las autoridades, los grupos de conservación locales e incluso algunos pescadores. Solo con este enfoque colaborativo podemos abordar este problema.

Estamos en una batalla larga y difícil, pero definitivamente vale la pena luchar por ella. Nos comprometemos a hacer todo lo posible para proteger la belleza impresionante de las islas Eolias y la vida silvestre del mar Mediterráneo.

Leer más información sobre la Operación SISO.

Mira el video (abajo)

Compartir