News

Cuatro años después, los delfines siguen muriendo

Viernes, Feb 26, 2021

Sea Shepherd vuelve a patrullar en el Golfo de Vizcaya, en Francia, para detener la captura supuestamente accidental de miles de delfines que realizan cada año los buques de pesca comercial frente a la costa Atlántica.

Dolphins follow Sea Shepherd's small fast boat, the Viking. Photo by Rodolphe Villevieilee/Sea Shepherd.

Esta es nuestra quinta edición de la campaña Dolphin Bycatch desde principios de 2018, cuando la tripulación del buque de Sea Shepherd, el Bob Barker capturó imágenes de delfines muertos izados a bordo de barcos arrastreros. Estas imágenes fueron las primeras en demostrar los hallazgos publicados por el Observatorio Científico Pelagis en 2017, de que las redes de pesca eran la causa de muerte de los miles de pequeños cetáceos encontrados varados en las playas francesas.

Los datos científicos demuestran que un promedio de más de 10.000 delfines mueren cada año como "captura incidental" debido a métodos de pesca no selectivos, es decir, aproximadamente 30 veces la tasa de mortalidad normal. Estas prácticas de pesca industrial, como la pesca de arrastre pelágico y la pesca con redes de enmalle, siguen estando autorizadas en Francia a pesar de provocar la muerte inevitable e indiscriminada de mamíferos marinos, que están protegidos por la legislación europea. 

En 2019 y 2020, Sea Shepherd volvió al Golfo de Vizcaya con el Sam Simon para exponer la matanza en curso, a través de más de 250 patrullas nocturnas y diurnas llevadas a cabo en las implacables condiciones climáticas invernales del Océano Atlántico. A pesar de estas evidencias, el Ministerio del Mar Francés no tomó medidas y los delfines muertos siguen apareciendo varados en las playas francesas, llevando cicatrices de aparejos de pesca.

In 2019 Sea Shepherd crew captured images of dolphins trapped in the trawler's net. Photo Tara Lambourne/Sea Shepherd.

Operación Dolphin Bycatch 2021

Este año, el Sam Simon ha vuelto al Golfo de Vizcaya para defender a los delfines conjuntamente a 40 voluntarios de Sea Shepherd en tierra y tres embarcaciones semirrígidas (RHIB) para patrullar la costa y las actividades pesqueras en el mar. En tan sólo los dos primeros meses de 2021, ya se han encontrado casi 450 delfines muertos varados en las playas locales, el doble de los que se encontraron el año pasado en el mismo periodo.

Mientras observan y filman las operaciones de pesca desde una distancia prudente, nuestra tripulación es objeto de amenazas e intimidaciones, y frecuentemente recibe una lluvia de pequeños proyectiles (ver vídeo aquí). A pesar de las crecientes tensiones con los pescadores, Sea Shepherd no se dará por vencido, y continúa más que nunca empeñado en proteger a los delfines al seguir mostrando lo que realmente sucede en el Golfo de Vizcaya.

Sea Shepherd crew observing a fishing ship in the Bay of Biscay. Photo Stefano Belacchi/Sea Shepherd.

La reacción del gobierno francés

Después de tres años de campañas de Sea Shepherd exponiendo la responsabilidad de la industria pesquera francesa por la muerte de miles de delfines, el 2 de julio de 2020 el Tribunal Administrativo de París declaró al Estado Francés culpable por no haber tomado medidas oportunas y eficaces para evitarlo.

El juez afirmó que "las autoridades francesas han retrasado la instauración de acciones concretas ante los episodios recurrentes de exceso de mortalidad de cetáceos en la costa Atlántica y especialmente en el Golfo de Vizcaya, a partir de los años 90 y en aumento desde 2016. Este retraso constituye un incumplimiento por parte del Estado de las obligaciones que le impone el Derecho de la Unión Europea, específicamente su obligación de proteger a los cetáceos y controlar las actividades pesqueras. Bajo estas circunstancias [...] Sea Shepherd Francia tiene derecho a sostener que dicho incumplimiento constituye una falta de tal envergadura que compromete la responsabilidad del Estado." (lee el artículo completo aquí).

El 14 de enero de 2021, el Ministerio del Mar Francés publicó su plan de acción para luchar contra las capturas accidentales de cetáceos en el Océano Atlántico. Este plan de acción compuesto por siete puntos parece ambicioso, pero en realidad la mayoría de estos compromisos ya existen en el marco de la legislación francesa (algunos desde hace casi una década), y otros ya han demostrado su ineficacia.

"Estas medidas presentadas como compromisos firmes del Ministerio del Mar son cortinas de humo", afirma Lamya Essemlali de Sea Shepherd Francia. "Frente a la irresponsabilidad de nuestros políticos, nos corresponde a nosotros, consumidores y votantes, cambiar nuestros hábitos alimenticios y votar a personas que estén a la altura de los desafíos ecológicos actuales." (artículo completo y vídeo aquí)

Sea Shepherd displays dead dolphins found on French beaches in front of the National Assembly building in Paris, February 2021. Photo Sea Shepherd.

¡Es hora de actuar!

Rico en biodiversidad, el Golfo de Vizcaya se extiende sobre un área de 223.000 km². Además de los delfines, todo el ecosistema marino está siendo dañado por los actuales métodos de pesca. Más que nunca, el Gobierno Francés debe actuar rápidamente. Los delfines son los delatores del océano; si no podemos salvarlos, ¿qué esperanza tenemos para las demás especies?

Dolphins in the Bay of Biscay. Photo by Stefano Belacchi/Sea Shepherd.

Juntos podemos marcar la diferencia

Tus donaciones ayudan a mantener a los voluntarios y a los barcos de Sea Shepherd en primera línea en el Golfo de Vizcaya, pero tú también puedes marcar la diferencia cambiando lo que pones en tu plato. Nuestra creciente demanda de pescado contribuye directamente a las prácticas de pesca comercial que causan la sobrepesca, a las muertes por captura accidental de fauna marina no objetivo y a la degradación de los delicados ecosistemas.

Más información sobre cómo puedes apoyar a la Operation Dolphin Bycatch: https://www.seashepherd.es/es/campanas/dolphin-bycatch-2/

Compartir