News

Un notorio barco de pesca furtiva de merluza negra está fondeado en el puerto de Yemen

Martes, Oct 06, 2020

El 5 de octubre, Sea Shepherd identificó que el barco furtivo de merluza negra, el Cobija, figuraba como fondeado en el Puerto de Mukalla en la República de Yemen en la pagina web de 'Yemen Arabian Sea Port Corporation'.
El Cobija, anteriormente llamado Cape Flower, es un barco pesquero incluido en la lista negra internacional por pesca ilegal, no declarada, no reglamentada (INDNR) y que se agregó a la lista negra de pesca INDNR de la 'South East Atlantic Fisheries Organization' (SEAFO) en 2017. Desde entonces, se sospecha que ha realizado pesca INDNR de merluza negra en el área de la convención de la 'Commission for the Conservation of Antarctic Marine Living Resources' (CCAMLR) .
 
Se cree que la embarcación, que probablemente afirmará que tiene bandera del Estado Plurinacional de Bolivia, es apátrida y, por lo tanto, cualquier documento de registro en el buque sería una falsificación. Si hay carga a bordo, es posible que se trate de merluza negra capturada ilegalmente en el área de la convención de la CCRVMA.
 
Se presume sobre la base de la práctica habitual de otros pescadores furtivos de merluza negra que el beneficiario de las actividades del Cobija tiene su sede en Galicia.
 
“Delitos que van desde la pesca INDNR hasta la falsificación de documentos son parte del modus operandi de estos pescadores furtivos de merluza negra. Sea Shepherd pide a la República de Yemen que detenga, investigue y procese al Cobjia con todo el peso de la ley, asegurando así que las autoridades yemeníes envíen un mensaje contundente de que el Puerto de Mukalla no está abierto al crimen organizado ”, dijo Peter Hammarstedt, Director de Campañas para Sea Shepherd.
 
Información sobre la campaña Operation Icefish: En 2014/15, los barcos de Sea Shepherd el Bob Barker y el Sam Simon persiguieron al infame Thunder, un barco de pesca furtiva de merluza negra, que estaba sujeto a una Alerta Púrpura de Interpol y había obtenido una ganancia ilícita de 60 millones de dólares durante su carrera de pesca ilegal de diez años.
 
Después de perseguir al Thunder durante 110 días, el capitán español del barco pesquero ilegal hundió deliberadamente el Thunder en un intento desafortunado de destruir las pruebas que aún quedaban a bordo. El capitán y la tripulación fueron rescatados por Sea Shepherd mientras se hundía el Thunder; el primero fue posteriormente condenado a 3 años de prisión y multado con 15 millones de euros por los tribunales de Santo Tomé y Príncipe.
 
Un mes después, la policía judicial de la República de Cabo Verde detuvo dos barcos de pesca furtiva de merluza negra, el Songhua y el Yongding, tras recibir un aviso de Sea Shepherd de que estaban anclados en el puerto caboverdiano de Mindelo. Los dos barcos han sido detenidos desde entonces.
 
En 2018, Sea Shepherd y 'Fish-i Africa' ayudaron a las autoridades de Tanzania a perseguir al STS-50, un notorio barco que practicó la pesca furtiva de merluza durante años y que finalmente fue detenido y confiscado por el estado en la República de Indonesia.
Captain Hammarstedt with the Interpol notice for the Thunder during Operation Icefish.
Compartir