News

Actividades de pesca ilegal frustradas en Tanzania tras 6 meses de patrullas conjuntas

Jueves, Jul 12, 2018

Las actividades de pesca ilegal en las aguas de Tanzania se han visto sustancialmente reduciadas tras seis meses de patrullas marinas de la coalicion formada por agencias del orden tanzanas, Fish-i Africa y la tripulación de Sea Shepherd, trabajando a bordo del buque de Sea Shepherd, M/Y Ocean Warrior. La primera campaña de esta única alianza entre organizaciones civiles y el gobierno, denominada Operación Jodari, ha resultado en el arresto de dos palangreros por la pesca ilegal de tiburones, para cortarles las aletas y luego tirarlos de vuelta al mar (finning); 27 embarcaciones del tipo "bagala" por contrabando y multas a 19 barcos que se retiraron de las aguas de Tanzania para evitar un abordaje y posibles inspecciones. Las patrullas se retomarán una vez terminen las labores de mantenimiento y reparaciones que hay programadas para el M/Y Ocean Warrior.

Operation Jodari Sea Shepherd crew and Tanzanian partners on the Ocean Warrior. Photo by Jax Oliver/Sea SHepherd.
Arrest of a vessel for IUU fishing in Tanzanian waters. Photo by Jax Oliver/Sea Shepherd.
Tanzanian authorities boarding a fishing trawler for inspection. Photo by Jax Oliver/Sea Shepherd.
The Ocean Warrior accompanies dhows arrested on smuggling charges back to port. Photo Jax Oliver/Sea Shepherd.
Mangrove coal smuggling shipment intercepted by the Operation Jodari coalition. Photo by Alba Treadwell/Sea Shepherd.

“El efecto en medio año de patrullas bajo la supervisión y el liderazgo del gobierno tanzano dedicado a combatir los delitos pesqueros es claro: los pescadores furtivos han desaparecido de las aguas de Tanzania. Los pescadores furtivos se han ido, lo que refuerza la importancia de formar nuevas alianzas en la región del Océano Índico Occidental (Western Indian
Ocean Region), al tiempo que continuamos trabajando codo con codo con las autoridades tanzanas que están liderando la lucha contra la pesca ilegal, no sólo a nivel regional, sino a nivel mundial. Tanzania ha mostrado al mundo cómo se pueden hacer las cosas”, dijo el Director de Campañas de Sea Shepherd Global, Peter Hammarstedt.

Detenidos dos palangreros por cortar aletas a los tiburones de manera ilegal 

Las zonas de patrulla de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Tanzania, que antes estaban fuera del alcance de los organismos encargados de la aplicación de la ley en materia de pesca, condujeron al arresto anticipado de dos buques pesqueros con pabellón extranjero por realizar actividades ilegales de pesca de tiburones. A bordo de uno de esos buques, el F/V Buah Naga 1, agentes del orden tanzano descubrieron un arma de fuego sin licencia utilizada por el capitán para amenazar a su tripulación. El capitán, el propietario y el agente del F/V Buah Naga 1 siguen detenidos y se enfrentan a cargos penales.

Diecinueve buques pesqueros multados por evadir a la justicia

Tras la detención de los dos buques pesqueros y la imposición de multas por un total de 19.000 millones de chelines tanzanos (6.865.160 euros) a otros 19 buques pesqueros que huyeron de Tanzania para evitar las inspecciones obligatorias posteriores a la pesca, la actividad pesquera en aguas tanzanas ha sido mínima.

El equipo de trabajo inter-agencia de Tanzania -- dirigido por la Fuerza Policial de Tanzania e incluyendo a los Servicios Forestales de Tanzania, la División de Vida Silvestre, la División de Pesca y el Servicio de Inteligencia y Seguridad de Tanzania -- cree que los 19 buques con licencia legal huyeron de Tanzania porque estaban llevando a cabo actividades similares de pesca ilegal de tiburones a pesar de tener licencia para la pesca de atún.

Veintisiete Dhows arrestados por contrabando

Desde el comienzo de la Operación Jodari, el M/Y Ocean Warrior también ha vigilado las rutas de contrabando conocidas entre la isla de Zanzíbar y el territorio continental de Tanzania.

Veintisiete dhows -- barcos de carga tradicionales que comúnmente se comercian en el Océano Índico -- fueron arrestados por numerosos cargos de contrabando de mercancia; desde el transporte ilegale de madera de manglar para ser vendidas en el mercado negro hasta la trata de personas.

La legislación tanzana protege los bosques de manglar de manera contundente, ya que son un hábitat crítico para muchas especies de mariscos y peces que desovan y se alimentan allí, y por lo tanto son cruciales para la supervivencia de las comunidades locales, especialmente los pescadores artesanales.

 

A pesar de los esfuerzos del gobierno tanzano para hacer cumplir la legislación referente a los manglares, algunas áreas han sido explotadas hasta el punto en el que la regeneración natural es imposible sin la intervención de las fuerzas del orden. Detener las operaciones de contrabando de madera en el mar es una parte importante de esa intervención humana. Durante la Operación Jodari se proporcionó información de inteligencia utilizada por las fuerzas del orden para varias incursiones en
operaciones en tierra del muy lucrativo comercio de contrabando de madera de manglar.

Operación Jodari

El objetivo de la Operación Jodari es el de controlar todas las operaciones marítimas en las aguas de Tanzania, abordando a los sospechosos de pesca INDNR, así como capacitando a los oficiales tanzanos en el seguimiento, control y vigilancia (MCS) de la actividad pesquera en aguas tanzanas; por ejemplo, instruyendo a los oficiales en los procedimientos de inspección y abordaje de buques pesqueros un sus aguas.

A bordo del barco de Sea Shepherd, el M/Y Ocean Warrior, agentes de las agencias de Autoridad de Pesca de Aguas Profundas, Armada de Tanzania, Agencia de Lucha contra las Drogas de Tanzania y el Equipo de Trabajo Multi-Agencias (MATT) están trabajando de manera conjunta con el Capitán Adam Meyerson y la tripulación de Sea Shepherd para patrullar las aguas territoriales de Tanzania. Los agentes tienen la autoridad para abordar, inspeccionar y detener buques que esten violando la ley tanzana. El MATT está dirigido por la Policía de Tanzania e incluye a los Servicios Forestales de Tanzania, la División de Vida Silvestre, la División de Pesca y el Servicio de Inteligencia y Seguridad de Tanzania. Se formó para centrarse en individuos y redes responsables de los delitos ambientales en la región y el comercio ilegal de vida silvestre.

Se estima que cada año se capturan entre 11 y 26 millones de toneladas de pescado en todo el mundo a causa de la pesca INDNR. Los países en desarrollo son particularmente vulnerables a la pesca INDNR y cada año se pierden aproximadamente
1.000 millones de dólares en la región del Océano Índico occidental debido a la pesca INDNR.

La Operación Jodari cuenta con el apoyo de Fish-i Africa, una asociación de ocho países de África oriental, entre ellos  Comoras, Kenya, Madagascar, Mauricio, Mozambique, Seychelles y Somalia, que fomenta el intercambio de información y la cooperación regional para combatir la pesca ilegal a gran escala en el Océano Índico occidental.

 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA OPERACIÓN JODARI

Compartir