News

Victoria contra la pesca ilegal en la Antártida

Lunes, Mar 14, 2016

Las autoridades de Indonesia han hundido en Pangandaran, Java Occidental, el Viking, el último del Bandit SixI, buques furtivos de merluza negra.

The last of the Bandit 6 tooth fish poaching vessels, Viking, was sunk in Indonesia today. Photo: Gary Stokes

Sea Shepherd Finaliza la Operación Icefish 2015-16.

Representantes de Sea Shepherd se encontraban en el lugar para filmar el hundimiento, que marca el fin de más de una década de pesca furtiva de merluza negra en el Océano Austral por parte del Bandit Six y la conclusión de la 12ª Campaña para la Defensa del Océano Austral de Sea Shepherd, Operación Icefish 2015-16.

El líder de la campaña de la Operación Icefish 2015-16, el Capitán Sid Chakravarty, decía: “En un periodo de solo 15 meses Sea Shepherd ha eliminado la pesca ilegal del Océano Austral. Un asunto, que durante mucho tiempo se creyó que no tendría solución en el marco de los actuales instrumentos jurídicos internacionales, se vio confrontado y resuelto usando dos campañas de acción directa en el mar. Seis de los buques furtivos más infames y persistentes del planeta están ahora fuera de juego, convirtiendo este éxito en uno de los mayores en la historia de la conservación marina”.

Sea Shepherd centró su atención por primera vez en las operaciones ilegales de los buques de merluza negra, el Bandit Six, en 2014 con el inicio de la Operación Icefish, la primera campaña de la organización que tenía como objetivo la pesca ilegal, no documentada, no reglamentada (INDNR) en el Océano Austral.

 

“El éxito de las campañas de la Operación Icefish no habría sido posible sin el apoyo de nuestros seguidores. Su apoyo incondicional en nuestras continuas misiones para defender, conservar y proteger los océanos del mundo ha hecho posible eliminar a los 6 Bandidos del Océano Austral. A ellos, nuestro agradecimiento, pues comparten con nosotros esta enorme victoria”.

Capitán Peter Hammarstedt

En diciembre de 2014, los barcos de Sea Shepherd Bob Barker, al mando del Capitán Peter Hammarstedt, y el Sam Simon, al mando del Capitán Chakravarty, partieron de Australia y Nueva Zelanda respectivamente para patrullar el Océano Austral en busca del Bandit Six.

Durante más de diez años, los seis buques forajidos se habían aprovechado de las lagunas legales en las regulaciones internacionales, pescando ilegalmente merluza negra y merluza antártica en zonas remotas de la Antártida, fuera del alcance de la aplicación tradicional de la ley.

La campaña, que duró más de cinco meses y vio la mundialmente famosa e histórica persecución del barco de Sea Shepherd Bob Barker al más infame de los buques furtivos, el Thunder, generó un esfuerzo internacional que causó enormes estragos en el tráfico ilegal de merluza negra.

El 6 de abril, tras una persecución de 110 días, el Thunder fue hundido por su capitán y sus dos oficiales en aguas de Santo Tomé y Príncipe, en África Occidental. Las pruebas proporcionadas por Sea Shepherd llevaron más tarde a la condena de los tres responsables, con sentencias de unos tres años de cárcel para cada uno y multas de 15 millones de euros.

En mayo, otros dos del Bandit Six, el Songhua y el Yongding, fueron arrestados en Cabo Verde, en África Occidental, gracias a la información proporcionada por el Capitán Hammarstedt a las autoridades. A finales de ese mismo mes, las autoridades de Malasia detenían al cuarto del Bandit Six, el Perlon.

Doce meses después del inicio de la Operación Icefish, solo dos del Bandit SIx, el Viking y el Kunlun, seguían en libertad. Liderada por el Capitán Chakravarty, Sea Shepherd lanzó la Operación Icefish 2015-16 con el objetivo de erradicar los últimos furtivos de merluza negra de aguas antárticas.

A principios de febrero de 2016, Sea Shepherd anunció que las autoridades de Senegal habían arrestado al Kunlun. El buque, que había sido expulsado de sus lugares de pesca en el Océano Austral por el Capitán Chakravarty y su tripulación del Sam Simon a principios de 2015, no pudo regresar a sus operaciones furtivas desde ese momento

Una semana después, tras seguir al Viking hacia el sudeste de Asia, el Capitán Chakravarty notificó a las autoridades de Indonesia de la entrada sospechosa del buque furtivo en aguas del país. Posteriormente, el 26 de febrero, la Armada de Indonesia anunció que había arrestado el Viking.

Después de dos semanas de investigaciones, las autoridades de Indonesia acusaron al Viking y a su tripulación de delitos pesqueros. El buque fue posteriormente hundido de acuerdo con la ley de Indonesia.

El Capitán del Viking, Huan Venesa, de Chile, y sus diez tripulantes de Indonesia, Chile, Argentina, Myanmar y Perú, siguen detenidos en Indonesia.

El Capitán Hammarstedt decía: “El éxito de las campañas de la Operación Icefish no habría sido posible sin el apoyo de nuestros seguidores. Su apoyo incondicional en nuestras continuas misiones para defender, conservar y proteger los océanos del mundo ha hecho posible eliminar a los 6 Bandidos del Océano Austral. A ellos, nuestro agradecimiento, pues comparten con nosotros esta enorme victoria”.

PÁGINA PRINCIPAL DE LA OPERACIÓN ICEFISH

The Viking, alongside an Indonesian Navy vessel. Photo: Gary Stokes
A show of strength from Fisheries Minister Susi Pudjiastuti, as the Viking sinks in the background. Photo: Gary Stokes
Indonesian Fisheries Minister, Susi Pudjiastuti, greets crowds and media on board the Viking, prior to its sinking. Photo: Gary Stokes
Indonesian Fisheries Minister, Susi Pudjiastuti, stated that the Viking will become a monument to Indonesia’s fight against illegal fishing. Photo: Gary Stokes
Compartir