News

Sea Shepherd elogia a Interpol, al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y a la Policía Nacional española por las redadas contra la pesca INDNR

Jueves, Mar 12, 2015

Las autoridades españolas irrumpieron ayer en varios locales en la provincia de A Coruña, incluida la antigua sede de Vidal Armadores, una compañía pesquera española con un largo historial de vínculos con la pesca ilegal, no regulada, no declarada (IUU) de merluza negra en el Océano Austral.

Evidence of the Thunder's illegal fishing is handed-over to Interpol and Mauritian authorities by Sea Shepherd. Photo: Jeff Wirth

Dirigida por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), las redadas forman parte de una nueva ofensiva llamada Operación Sparrow, cuyo objetivo es combatir los intereses españoles en la pesca INDNR en la Antártida. Las autoridades han informado que durante los próximos días serán examinados numerosos documentos confiscados durante las redadas en un esfuerzo por establecer pruebas de la actividad pesquera ilegal.

Esta es la primera vez que España ha aplicado la nueva ley de pesca, implantada en enero de este año, que permite al país adoptar medidas contra ciudadanos españoles implicados en la pesca INDNR en cualquier parte del mundo.

Se cree que la información coordinada por la agencia policial internacional Interpol ha sido esencial para el desarrollo de la operación.

El Capitán Peter Hammarstedt del barco de Sea Shepherd Bob Barker ha encomiado a las autoridades por su acción afirmativa.

"Estamos muy animados por este último capítulo en la batalla para erradicar la pesca ilegal de aguas de la Antártida y encomiamos a Interpol, MAGRAMA y a la Policía Nacional española por adoptar esta sólida postura contra los operadores INDNR. Se trata de una respuesta compleja y coordinada y refleja la importancia con la cual las autoridades internacionales y nacionales se están tomando el asunto de la pesca furtiva en el Océano Austral," decía el Capitán Hammarstedt.

El 17 de diciembre, el Bob Barker interceptó en el banco Banzare, en la Antártida, al más infame de los buques furtivos de merluza negra, el Thunder, buscado por Interpol. Desde entonces, el barco de Sea Shepherd ha mantenido una continua persecución al pesquero furtivo, que ayer marcó el 100º día.

El Capitán Peter Hammerstedt cree que el Thunder mantiene vínculos con operaciones pesqueras españolas.

"Con ayuda de las pruebas reunidas durante nuestra persecución hemos concluido que la mayoría de los oficiales a bordo del Thunder hablan español y que el buque está respaldado por intereses españoles. Con el lanzamiento de la Operación Sparrow esperamos que las autoridades españolas muestren considerable interés por el Thunder, cuando Sea Shepherd lo conduzca a puerto," dice.

The Yongding is one of two vessels with links to Vidal Armadores, intercepted by the Sam Simon in February. Photo: Jeff Wirth

El pasado viernes, el barco Sam Simon entregó las pruebas de la actividad pesquera ilegal del Thunder a las autoridades locales en Port Louis, Mauricio. Bajo la dirección de un oficial de inteligencia de Interpol, las autoridades han reunido partes de la red de enmalle ilegal, boyas, líneas y grilletes que fueron abandonados por el Thunder cuando huyó por primera vez del Bob Barker.

El Capitán Sid Chakravarty del Sam Simon decía: "La reacción de las autoridades en Mauricio y España indican un impulso notable en la lucha contra la pesca INDNR. Aplaudimos a todos los implicados y animamos su diligencia en el proceso de eliminar del Océano Austral a los operadores delictivos que siguen amenazando la merluza negra vulnerable."

En febrero el Sam Simon interceptó en aguas australianas de la Antártida a otros dos pesqueros furtivos de merluza negra, el Kunlun y el Yongding. Interpol emitió notificaciones moradas para ambos buques por actividad pesquera ilegal y se sabe que tienen vínculos con Vidal Armadores.

El Kunlun fue visto por última vez por las autoridades australianas cerca de las Islas Cocos (o Islas Keeling) el 26 de febrero, cuando aduanas y una patrullera abordaron el buque.

Los buques furtivos son el centro de la Operación Icefish, la 11ª Campaña para la Defensa del Océano Austral de Sea Shepherd y la primera que combate los operadores de pesca INDNR en aguas de la Antártida.

PÁGINA PRINCIPAL DE LA OPERACIÓN ICEFISH

Compartir