News

¡Sea Shepherd bate el récord de la persecución más larga del mundo a un buque furtivo!

Jueves, Ene 08, 2015

Hoy, el barco de Sea Shepherd Bob Barker alcanzó su 22º día de persecución al buque furtivo en las listas de Interpol Thunder. Al hacerlo, el buque ha batido el récord mundial de la persecución más larga a un buque furtivo en alta mar.

Crew stand watch to guide the Bob Barker through heavy-ice during its pursuit of Thunder. Photo: Simon Ager

En estos momentos los barcos se encuentran a unas 1.000 millas náuticas al sudeste de Sudáfrica.

El anterior récord de 21 días lo batió en 2003 la patrullera australiana Southern Supporter persiguiendo al Viarsa I de pabellón uruguayo por el Océano Austral. El Viarsa I huyó tras ser acusado de pesca furtiva de merluza negra dentro de la zona económica exclusiva de Australia.

El Capitán del Bob Barker, Peter Hammarstedt, decía: "Hace once años el Southern Supporter emprendió valientemente una persecución por alta mar, única en la historia, para defender nuestros océanos de aquellos que se hubieran lucrado de su destrucción. Hoy, el Bob Barker rinde homenaje a sus esfuerzos persiguiendo al buque furtivo buscado Thunder, cada vez más alejado de sus lugares de pesca en la zona de penumbra del Océano Austral. Los furtivos nos han conducido a través de hielo y mares tormentosos y sigue intentando aventajarnos en todo momento. Pero seguimos sin dejarnos intimidar, firmes en nuestra persecución y decididos en nuestro compromiso de garantizar que estos furtivos son juzgados por la devastación que han dejado tras de sí."

Entretanto, el barco de Sea Shepherd Sam Simon sigue con las descomunales operaciones de recuperación de redes de enmalle ilegales abandonadas por el Thunder dentro del área regulada por la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA) después de huir del Bob Barker el 17 de diciembre.

El Sam Simon completó la recuperación de la primera red de enmalle ilegal el 29 de diciembre. En una operación que duró cinco días, la tripulación sacó 25 kilómetros de enmalle ilegal de aguas antárticas. En la red fueron halladas muertas más de 200 merluzas negras y otras criaturas marinas.

Strategic operations of the haul on the aft-deck of the Sam Simon. Photo: Giacomo Giorgi

La recuperación del segundo "monstruo", de 19 kilómetros, finalizó el martes. Aunque ligeramente más corta que la primera, esta red contenía más del doble de capturas que la anterior. Fueron halladas sin vida unas 500 merluzas negras y cientos de otras criaturas marinas, muchas en avanzado estado de descomposición.

Tras recuper con éxito dos redes de enmalle ilegales, el Capitán del Sam Simon Sid Chakravarty ha confirmado la presencia de al menos otras dos redes de enmalle ilegales en el área.

Decía: "El Thunder se ha estado burlando de las medidas de conservación de la CCAMLR y de sus estados miembros durante más de diez años. El buque furtivo ha cubierto todo el banco Banzare de redes de enmalle, superando los 100 kilómetros de longitud. Estas cortinas de la muerte, que entrecruzan el suelo marino en todas direcciones, están esquilmando las poblaciones de merluza negra vulnerable y el ecosistema marino de la Antártida. Además, sabemos que las cifras de captura accidental de estas redes de enmalle son iguales que las cifras de captura objetivo, una estadística escandalosa en cualquier pesquería regulada."

El uso de redes de enmalle está prohibido por la CCRVMA desde 2004 y la Comisión ha expresado específicamente su preocupación respecto al impacto de este método de pesca en los ecosistemas marinos de la Antártida.

El Thunder, conocido buque furtivo de bandera nigeriana, ya recibió una notificación morada de Interpol como consecuencia del esfuerzo conjunto por parte de Nueva Zelanda, Australia y Noruega y está en las listas negras de la CCRVMA de operadores ilegales de pesca ilegal no declarada y no regulada (INDNR).

La Operación Icefish es la 11ª Campaña para la Defensa del Océano Austral de Sea Shepherd y la primera que combate las operaciones de pesca furtiva de merluza negra en aguas de la Antártida.

PÁGINA PRINCIPAL DE LA OPERACIÓN ICEFISH

Compartir